May 9, 2016

Enviado por en Tattoo | 0 Comentarios

El Tatuaje en Asia

El Tatuaje en Asia

A lo largo del oeste de China se han encontrado numerosas momias tatuadas que datan de hasta 2.100 años de antiguedad. Su origen no se tiene realmente claro pero si es bien sabido que en la antigua china los tatuajes eran principalmente marcas para prisioneros y esclavos, usados para saber quienes eran reincidentes o identificar a sus dueño.


En famosas novelas tradicionales se hace mención a muchos personajes que son caracterizados con tatuajes, tanto villanos como héroes portaban animales y símbolos que narraban sus proezas. Esto motivó a la gente a hacerse tatuajes referenciados por los personajes de aquellas novelas y el tatuaje dejó de ser de uso exclusivo de prisioneros y esclavos.

SC144822
Obtenido de: www.mfa.org – Utagawa Kuniyoshi (1797–1861)

En Japón el tatuaje comienza desde el paleolítico conocido como irezumi, mucho antes que en la antigua china, ya que se han encontrado antiguos escritos chinos en los que se refieren a los Japoneses como “personas que decoraron sus cuerpos y rostros con imágenes”.

Era común también en Japón que los criminales estuvieran tatuados en sus brazos y rostros pero como castigo por sus crímenes, con palabras humillantes.

tattoo-face
Obtenido de: iromegane.com
Cuando Japón se unificó, los samurái que habían servido durante años fueron forzados a disolverse y a quemar sus armaduras para devolverlos al anonimato, fue así como implementaron el tatuaje para reemplazar su armadura y solían tatuarse samuráis e historias gráficas de sus batallas épicas para identificarse entre ellos, formaron una hermandad conocida como los yakuza.

Japanese Tattoo; Kusakabe Kimbei (Japanese, 1841 - 1934, active 1880s - about 1912), or Baron Raimund von Stillfried (Austrian, 1839 - 1911); Japan; 1870s - 1890s; Hand-colored albumen silver print; 26 x 20 cm (10 1/4 x 7 7/8 in.); 84.XA.700.4.57

Originalmente los yakuza eran reconocidos como una organización de hombres honorables, pero fueron forzados a ocultarse por sus tatuajes y marginados como personas no aptas para la sociedad, lo que los forzó a recurrir a actividades criminales para financiarse. También el arte del tatuaje empezó a vetarse en 1.842, ya que el emperador quería abrir a Japón al mercado mundial y no quería revelar el tatuaje considerado un acto barbárico que solo los criminales e inadaptados practicaban.

En 1945, el tatuaje fue de nuevo legalizado por las fuerzas de la ocupación, pues hasta ese entonces la práctica había sido restringida y solo se practicaba en lugares clandestinos.
En la actualidad el arte del tatuaje japonés ha tomado mucha fuerza y fascinación en occidente, y en Japón un cuerpo tatuado ha dejado de ser sinónimo de yakuza, ya que también el estilo yakuza es muy característico en sus temas y formas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *